Dar a luz por cesárea

Dar a luz por cesárea

Vida de mamá

Esto no significa que reste importancia a las mujeres que tienen partos naturales. Al contrario, pienso que dar a luz de las dos formas es algo extraordinario y maravilloso; pero lo cierto es que una cesárea representa riesgos y cuidados especiales que son de admirarse.
 

 papa

foto: Instagram/lu_mulloy

En mi caso, yo anhelaba que mi hijo naciera de forma natural. Pensaba que el dolor sólo lo sentiría el día del parto, y después estaría lista para cuidar al 100% a mi bebé.
 
Pero no fue así… mi pequeño no se acomodó y tuve que recurrir a la cesárea (otras de las razones por las que los médicos realizan la cesárea es por embarazo múltiple, no hay una apertura adecuada del cuello uterino, problemas con la placenta, entre otros).
 
En mi interior sentí un poco de frustración, pero pensé que era lo mejor para mi bebé;  así que llegó el día que me habían programado y entré a quirófano tomada de la mano de mi esposo. Los doctores fueron tan increíbles que en realidad no me perdí nada: ¡Escuché el llanto de mi hijo al nacer y lo cargué de inmediato! ¡Fue mágico ese momento!
 
Sin embargo, de lo que no me salvé fueron de los cuidados post cesárea: ingesta de medicamentos para reducir el dolor y evitar infecciones, así como mantener la calma para evitar que la cicatriz se abriera.

Después de esta experiencia, aseguro que las mamás que dan por cesárea son heroínas: porque representa mayores riesgos médicos tanto para la ellas como para sus pequeños. Por ejemplo, tienen mayor posibilidad de desarrollar:
 
Infecciones
Pérdida de sangre
Formación de coágulos en piernas, órganos pélvicos o pulmones
Lesiones en intestino o vejiga
Reacciones adversas a los medicamentos o anestesia
 
En mi caso, tuve suerte de estar consciente al momento del nacimiento. Muchas veces los médicos usan anestesia general, por lo que las mamás no tienen contacto con sus pequeños al instante.
 
Además, cuidar a tu hijo con una herida en el vientre no es nada sencillo. Cualquier movimiento para darle de comer, bañarlo o arrullarlo genera dolor o incomodidad, que muchas veces como mamá no te importa, pero en un futuro puede tener alguna consecuencia.
 
Por esto y más… creo que las mamás que dan a luz por cesárea son unas HEROÍNAS. Esa cicatriz que se queda en nuestro cuerpo es una muestra de que existe el  amor incondicional y refleja la bendición que es dar vida.
 
Fuente: National Institute of Child Health  and Human Development https://www.nichd.nih.gov/health/topics/obstetrics/conditioninfo/pages/…

webmaster
Última actualización: Mar, 02/06/2018 - 14:52