¿Cómo estimular a que mi pequeño hable?

¿Cómo estimular a que mi pequeño hable?

Consejos

 

El hombre es un ser social y comunicativo por naturaleza. El lenguaje es una de las habilidades más impresionantes de los seres humanos, incluso tenemos áreas especializadas en el cerebro como el área de Broca y de Wernicke encargadas del habla, lo que sugieren que nuestra genética está programada para aprender a hablar. Los primeros años de vida, son el período más intensivo en el desarrollo de las habilidades de lenguaje. De los 0 a los 12 meses se considera la etapa prelinguistica, en la que los bebés se expresan a través de llantos, sonidos y balbuceos. A partir del año comienza la etapa lingüística, en la que los niños comienzan a emitir sus primeras palabras que pronto se convertirán en frases y más tarde en enunciados complejos.

Como papás jugamos un papel esencial en el desarrollo del lenguaje de nuestros pequeños. Desde recién nacidos adoptamos estrategias de manera intuitiva para favorecer nuestra comunicación como por ejemplo, les hablamos más lento y articulado, usamos una voz suave y una tonada cantada. Más adelante, cuando comienzan sus primera palabras, 
¿cómo podemos impulsar y enriquecer su lenguaje?
 
1.    Sé su modelo. Habla claro y con un vocabulario amplio, no abuses de los diminutivos y no uses su ¨mismo idioma¨. Es muy tierno cuando le dicen al perro ¨guagua¨, a la la lechita ¨tita¨ al chocolate ¨chochate¨, pero a nosotros no nos corresponde hablar de esa manera. No los corrijas diciendo que así nos se dice, más bien repite la palabra pronunciando  correctamente.Recuerda nosotros somos su modelo y ellos nuestro espejo.

2.  Música y Narrativa. Lee muchos cuentos, canta canciones, observa fotos, imágenes y haz muchas preguntas. Después de contarles tu historia, hazle preguntas abiertas y escucha sus respuestas con atención e interés, déjalos hablar incluso cuando apenas les entendamos, cada vez comprenderemos más su lenguaje pero es importante que aprendan a expresarse y a participar en una conversación, a escuchar y ser escuchados.

3.   Describe todo lo que veas a tu alrededor, agrega adjetivos al paisaje y usa tu lenguaje corporal y entonación para introducir conceptos nuevos. El árbol es GRANDE, chico, verde, frondoso. Enriquece su vocabulario mientras les enseñas a observar. Recuerda, ¡tus manos y tus gestos dicen mucho!

4.    No les resuelvas.  Evita darles las cosas antes de que te las pidan, y si la piden con señas, pronuncia tú claramente la palabra. ¨Agua¨ Si ya logra decir la palabra, pídele que lo haga antes de darle lo que quiere.

5.    Comenta y Resume. Al final del día repasa lo que hicieron y lo que vieron hoy. Pregunta y expresa lo que más y menos les gustó. Hablar del orden del día además de impulsar la conversación ayuda a su capacidad de síntesis, a su sentido de órden, secuencia y a su memoria.

6.    Ayúdales a nombrar sus sentimientos. Nuestros pequeños están llenos de emociones que en ocasiones no saben reconocer y mucho menos ponerlos en palabras  Guíalos describiendo cómo los percibes, por ejemplo, ¨tu cara se ve muy sería, tus manos están apretadas, ¿estás enojado porque no pudimos comprar el juguete?¨ Aprender a reconocer y nombrar sus emociones le ayudará a regular y expresar mejor lo que sienten.
 
Ojo!!! Cada niño es diferente y su desarrollo es único, observa si tu hijo/a tiene intenciones de comunicarse y si parece escuchar y entender lo que le dices. Cualquier inquietud coméntalo con tu pediatra. Diviértete platicando mucho con tu pequeño/a y ¡sienta las bases para una buena comunicación!
 
Por Mijal Weissberger para Naran Xadul 
Mijal tiene maestría en aprendizaje y Control NeuroMotor, bailarina de danza contemporanea, mamá enamorada.
mijalweiss@gmail.com

webmaster
Última actualización: Mar, 02/13/2018 - 13:37