¿Comerías tu placenta?

¿Comerías tu placenta?

Vida de mamá

Dentro de la maternidad hay ciertas situaciones que suelen provocar un poco de desagrado, pues no estamos acostumbradas a vivir con náuseas, vómitos, mareos y antojos constantes. Esto se puede sobre llevar los 9 meses de embarazo, pero al momento del parto llega la experiencia más sorprendente. Nos topamos con miles de sorpresas, entre ellas, ¿te comerías tu placenta?

 

Algunas culturas lo tienen muy internalizado pero no es una práctica común entre la gran mayoría de las mujeres. Sin embargo, un número cada vez mayor de madres estadounidenses se comen su placenta después del parto, con la esperanza de que así producirán más leche o sufrirán menos depresión post parto.

Comer tu placenta se llama “placentofagia”, atrae a mujeres alentadas por las virtudes curativas que dicen que es rica en hormonas y nutrientes. Algunas la cocinan al horno y preparan con ella lasañas, tacos o incluso trufas de chocolate, pero la mayoría la consume en cápsulas.

Por 270 dólares, Claudia Booker, una partera de 65 años con el pelo rapado y las orejas tatuadas, seca y encapsula la placenta de sus pacientes en Estados Unidos. “Las cápsulas estimulan la liberación de prolactina responsable de la producción de leche”, afirma Claudia Booker, mientras prepara placenta en el fregadero de su cocina en Washington.

La limpia, la presiona para exprimir la mayor cantidad posible de sangre y luego la dispone en una simple cesta de vapor, como las que usan los acupunturistas. Según ella, durante este período en el que las madres pueden sentir fatiga extrema o depresión, estas cápsulas “participan en la estabilización de los niveles sanguíneos y hormonales”.

Tras una hora al fuego, Booker corta la placenta en trozos que coloca en un deshidratador durante una noche, luego muele las tiras secas en un molinillo de café y, con el polvo marrón que obtiene, rellena decenas de grageas.
Pero, si bien la ciencia reconoce los beneficios hormonales y nutritivos de la placenta en el útero, no existe ningún estudio científico exitoso que demuestre los beneficios de la placentofagia entre los humanos, destaca Daniel Benyshek, antropólogo de Salud de la Universidad de Nevada.

La placentofagia es una práctica que algunos famosos de Hollywood valoran. En 2008, el actor Matthew McConaughey guardó la placenta tras el nacimiento de su hijo y le dijo a CNN: “Va a estar con las orquídeas y producirá frutas maravillosas. Cuando estuve en Australia tenían un árbol de placenta (…) y allí enterraban todas las placentas de la tribu. Ese árbol era el más saludable, grande y alto de todos”.

Por MujerYPunto para Naran Xadul

Otros artículos que te pueden interesar:

 

 

webmaster
Última actualización: Lun, 02/12/2018 - 17:45