Berrinches, ¿los fomentas o los controlas?

Berrinches, ¿los fomentas o los controlas?

Consejos

Que levante la mano qué papá quiere esconderse o desaparecer cuando su hijo hace berrinche (yo levanto las dos). Casi todos pensamos “trágame tierra” cuando empiezan los llantos, gritos y pataletas.

Probablemente has pedido consejos o leído manuales para evitarlos pero ¿has contado las veces en las que frente a él reaccionas intensamente, peleas con tu pareja o pierdes el control cuando las cosas no salen como las planeas? Entonces, si te ve que tú actúas así, ¿estás realmente haciendo algo por controlarlos, o más bien los estás fomentando?

 niño

Foto vía: instagram/naturoco

La personalidad de un niño se desarrolla a través de las actitudes, los valores y las costumbres que aprende en casa. Por eso es indispensable que reciba un ejemplo que le permita crear un buen modelo de socialización a partir de la inteligencia emocional, que se refiere a la capacidad de controlar impulsos, expresarte adecuadamente y comprender a los demás. 

Básicamente es la forma en que te relacionas y entiendes el mundo según tus actitudes y consta de cinco elementos:

  • Autoconocimiento: ser consciente de tus debilidades y fortalezas, así como identificar tus estados de ánimo y las consecuencias que estos tienen en la conducta de tus hijos.
  • Empatía: percibir y comprender las preocupaciones de quienes te rodean y responder a ellas.
  • Autocontrol: reconocer y canalizar tus reacciones para evitar una conducta indeseada o transformarla en algo positivo.
  • Habilidades sociales: la capacidad para emitir mensajes claros y convincentes; inspirar, dirigir, solucionar conflictos y trabajar en equipo.
  • Automotivación: utilizar pensamientos, experiencias y actitudes como la iniciativa, la tenacidad y el optimismo para fijar metas y superar obstáculos.

 


En la medida en la que logres mantener el equilibrio te será más fácil entenderlo, poner límites y ayudarlo a adquirir este aprendizaje. Recuerda que los berrinches surgen porque lo que siente es todavía más fuerte que su destreza para manejarlo.

 niña

Foto vía: instagram/naturoco

¿Qué debes hacer?

Identifica y dale nombre a las emociones. Más allá de decir “estoy bien o mal”, especifica si te encuentras triste, enojada, temerosa o alegre y serás más responsable de lo que te afecta.

Enfrenta positivamente tus impulsos. Siempre que hables sobre un problema, plantea la solución.

Toma en cuenta la opinión de otros. Aunque no te guste lo que te digan, pueden hacerte ver tus equivocaciones y ayudarte a corregirlas.

Sé coherente. Encárgate de que aquello que pienses, digas y hagas sea lo mismo para mantener tu credibilidad y ponlo en práctica.

Dedícale tiempo. Al constatar que lo que piensa y dice es importante para ti, fortalecerás su autoestima y seguridad de externarlo todo.

Elogia sus buenas actitudes. Felicítalo cada vez que las tenga; al ver que estás orgullosa de él, le será más fácil distinguirlas y repetirlas.

Háblale con la verdad. Por complicado que sea, merece saber qué sucede; cuando mientes, le niegas la oportunidad de enfrentar el estrés o la ansiedad.

Dos últimas recomendaciones anti berrinches. Reconoce lo que está experimentando ante ti. Hazle saber que entiendes por lo que pasa, ya que cuando lo validas, haces que distinga la situación.

No lo complazcas, mejor  ayúdalo a entender que no siempre se saldrá con la suya y que con esa actitud no alcanzará sus objetivos.

Por Psicología para niños para Naran Xadul

Otros artículos que te pueden interesar:

El amor de los niños por el planeta
¿A qué nos referimos cuando hablamos de hiperpaternidad?

webmaster
Última actualización: Mié, 02/07/2018 - 14:25