5 pasos para proteger a tu peque del virus manos, pies y boca

5 pasos para proteger a tu peque del virus manos, pies y boca

Consejos

La semana pasada en la escuela de mi hijo hubieron dos casos del virus manos, pies y boca,  por ello nos recomendaron a todas las mamás tener vigilados a los pequeños, ya que se trata de una enfermedad contagiosa, pero no grave.
 
Este virus afecta a bebés y niños menores de cinco años, porque aún no cuentan con la protección contra los virus que causan la enfermedad. 

 niño

Foto vía: Instagram/lu_mulloy

Entonces pensé: ¡Chispas, mi hijo tiene tres años! Debo protegerlo a como de lugar, pero, ¿cómo?
 
Antes que nada, hay que conservar la calma y seguir las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, las cuales te comparto para que mantengas a “raya” a esta enfermedad contagiosa.
 
1. Lava tus manos y las de tu peque frecuentemente con agua y jabón durante 20 segundos. (Siempre hazlo después de cambiarle el pañal, ir al baño, de jugar o antes de comer)
 
2. Cuida que tu nene no se toque ojos, nariz y boca con las manos sucias.
 
3. Evita compartir vasos o cubiertos, sobre todo si hay algún caso de la enfermedad cercano a tu hijo.
 
4. Aunque son muy ricos los besos y los abrazos, es importante mantener el control de éstos.
 
5. Desinfecta superficies y objetos. Es decir, limpia muy bien con agua clorada todo lo que toca tu pequeño (Juguetes, manijas de las puertas, libros, etc)

 niña

Foto vía: Instagram/lu_mulloy

​¡Identifica la enfermedad!

Es importante que mantengas vigilado a tu hijo, sobre todo en los meses de verano y otoño, ya que es cuando existe una mayor propagación de la enfermedad. Los síntomas más comunes son:

  • Fiebre
  • Pérdida del apetito
  • Dolor de garganta
  • Sensación de malestar
  • Llagas dolorosas en la boca (normalmente comienzan como puntitos rojos planos)
  • Sarpullido que pueden convertirse en ampollas en la palma de las manos y la planta de los pies y, a veces, en las rodillas, los codos, las nalgas o el área genital.

 
Todo esto aparece por etapas, o sea que no los verás todos juntos. Para esta enfermedad no hay vacuna ni tratamiento específico, los medicamentos que recetan los doctores son para aliviar síntomas; y normalmente, los pequeños se recuperan después de siete o 10 días.
 
Así que para proteger a mi hijo de esta enfermedad estoy lavando su uniforme diario, le lavo las manos frecuentemente y trato de mantener la casa desinfectada. Lo importante es que no nos invada el miedo, para poder afrontar cualquier situación de la mejor forma posible.
 
Fuente: CDC

webmaster
Última actualización: Mié, 02/07/2018 - 17:09