4 recomendaciones inteligentes para manejar los berrinches

4 recomendaciones inteligentes para manejar los berrinches

Consejos

La mayoría de los papás coinciden en que es muy difícil controlar un berrinche en el momento, y tienen razón.
Una vez que el niño está emberrinchado la situación se vuelve difícil de manejar, sobre todo si es en público, pues, si no se han logrado controlar los berrinches en casa, será aún más difícil que se puedan controlar fuera de ella.


El primer paso es entender que los niños hacen berrinches con la intención de comunicar algo.
​Obviamente no se trata de la mejor forma de comunicación que existe, pero no hay duda de que, en todos los casos, la finalidad de un niño es comunicar.

Los berrinches puede aumentar por diferentes causas:


La edad: Entre los 2 y los 3 años es normal que los berrinches se presenten con mayor frecuencia, ya que a esa edad los niños tienen mayores dificultades para expresar todo lo que sienten con palabras. 


Atravesar por una situación difícil: Otra de las causas por la que es común que un niño se vuelva más berrinchudo es el hecho de estar atravesando por una situación difícil de manejar, lo que puede provocar que esté más irritable y muestre poca tolerancia.


Querer obtener algo a toda costa: Muchos niños encuentran en los berrinches una de las mejores herramientas para obtener lo que quieren. Tienen claro que llorando, gritando o pataleando, harán que sus papás terminen accediendo a sus demandas. Ante esta situación solo hay un camino:  Debes empezar a ser firme y dejar de ceder a este tipo de demandas.  

 niña


4 recomendaciones para manejar los berrinches

1. Dale explicaciones acordes con su edad


Imagina que tu hijo quiere que le compres algo y tú, por cualquier razón, decides no hacerlo. Si tu explicación es simplemente: “No tengo dinero”,  seguramente le resultará difícil comprenderlo, pues él aún no tiene idea del esfuerzo que implica ganar y cuidar el dinero. Desde esta perspectiva, obviamente parecerá muy injusto que no quieras comprarle eso que quiere. Asegúrate de darle información clara y de acuerdo con su edad.


2. Establece reglas claras y haz que se cumplan


Tan importante es que haya mucha claridad en las explicaciones que le das al no ceder a sus demandas, como en el establecimiento de reglas. Dejar en claro lo que esperas de él, así como las consecuencias en caso de que esto no se cumpla, es una de las mejores maneras de prevenir los berrinches. Por eso es tan importante establecer límites de manera oportuna,  clara y congruente con su edad.


3. Ayúdalo a manejar sus emociones


Aprende a anticipar situaciones. Cuando veas venir el berrinche encuentra la manera de desviar su atención con algo que le parezca llamativo, y ayúdalo así a saltar la ola de emoción. Si consideras que es necesario, una vez que se encuentre más tranquilo pídele que te cuente cómo se siente. Recuerda que es muy importante que aprenda a identificar, expresar y manejar sus emociones.


4. Actúa asertivamente


Identifica si la causa del berrinche es hambre, sueño o cualquier otro malestar. Si ese es el caso, simplemente abrázalo, dile que entiendes cómo se siente y ayúdalo a buscar soluciones. Háblale pausadamente y usa las palabras adecuadas para calmarlo: “Respira… trata de mantenerte tranquilo”. “No gritamos ni golpeamos”. Intenta que reflexione sobre los beneficios de haber reaccionado diferente.

Por Psicología para Niños Para Naran Xadul
Otros artículos que te pueden interesar:

webmaster
Última actualización: Mié, 02/07/2018 - 11:44