3 consejos para desarrollar la paciencia que tanto se necesita al tener un hijo

3 consejos para desarrollar la paciencia que tanto se necesita al tener un hijo

Consejos

No hay mayor ejercicio extremo de paciencia que ser mamá...
Paciencia para esperar 9 meses...
Paciencia para no desesperar cuando tu hijo no se quiere dormir después de alimentarlo,  arrullarlo y cantarle por horas..
No sólo hablo de la paciencia que requieres para el momento en que  tu hijo de 3 años en medio de un berrinche porque no se quiere tomar la medicina. 
Sino también la paciencia que se requiere para esperar, para esperar a que tu hijo gatee, a que camine a su tiempo, a que aprenda a ponerse la ropa solo, a ir al baño, a hablar, a aprender a leer.
Conquistar todos esos grandes logros tan suyos implican de tu parte que tengas la paciencia para saber esperar y la confianza de que tu hijo podrá hacerlo algún día. 

 mama

foto vía: instagram/quinn.and.theo
Esa paciencia de la que hablo es tan importante porque si no el niño puede percibir que no creemos en él, que en el fondo tenemos miedo de que no lo logrará.
 
Aquí te van 3 consejos en relación a la paciencia y el desarrollo de tu hijo:
 
1.    Sustituye esas ganas de interferir en su vida por unos gramos de paciencia.
Quizá tú hijo necesita unos meses más para hablar, o gatear o leer. Dale tiempo. 
 
2.    Confía en tu instinto materno. 
Si notas que ya has tenido suficiente paciencia y aún así no te sientes tranquila con los avances obtenidos, busca apoyo y pregunta. Recuerda que no se trata de comparar los logros de tu hijo con aquellos de otros niños, sino compararlo con su propio progreso, el objetivo es que vaya adquiriendo mayor habilidad a medida que el tiempo pasa.
 
3.    Establece períodos de tiempo límite.
Lo difícil de ser mamá está en el deambular entre el extremo que implica tener un poco de paciencia para que logre solo sus metas y reconocer cuando algo está atorado en el proceso y requiere de apoyo para desatorarse.  Establece periodos de tiempo límite: por ejemplo, me esperaré hasta los 10 meses para que gatee y si no lo hace buscaré un terapeuta físico que me asesore. De esta manera estarás permitiéndole un tiempo para que lo logre solo sin cerrarte a pedir ayuda en caso de ser necesario. Establecer periodos de tiempo también ayuda a que tú hijo sane situaciones con sus propias herramientas y reciba la ayuda en caso de requerirla. 
 
Transmítele a tu hijo la seguridad de que puede crecer para que pueda crecer con confianza.
Así que no atropelles su actuar, permite que se desarrolle solo, y para esto son básicos unos gramos de paciencia.

Por Monica Bleiberg para Naran Xadul 

webmaster
Última actualización: Vie, 02/09/2018 - 16:26