5 razones para pensar dos veces en ponerle adornos en la cabeza de tu bebé

5 razones para pensar dos veces en ponerle adornos en la cabeza de tu bebé

Consejos
Foto: IG @karenlaragui
Foto: IG @karenlaragui

Cuando te enteras que tu bebé será niña, lo único que piensas es en todas las formas en que la vestirás y peinarás… ¡Existen tantas cosas y tantos adornos para el cabello! Que no dudas en comprar algunos para ponérselos desde que nace. Pero, aunque parecen inofensivos, estos adornos para la cabeza pueden ser muy peligrosos.

 

De acuerdo con el doctor osteópata José Eduardo Souza, las cintas o bandas que se usan por más de tres horas para adornar las cabecitas de las bebés son peligrosas, debido a que los huesos del cráneo se siguen moviendo y creciendo después del nacimiento.

 

“Todos los huesos del cráneo están constituidos por un solo tejido al momento del nacimiento, la osificación no está completa y esto permite una flexibilidad en toda la zona”.

 

Por esa razón cualquier factor puede alterar el movimiento y flexibilidad del cráneo del bebé, aumentando el riesgo de desarrollar problemas como:

 

1. Reflujo gastroesofágico

Las cintas ejercen presión sobre la cabeza de las bebés para quedarse en su lugar, pero no sólo eso, también están oprimiendo el nervio vago que pasa muy cerca del foramen yugular, el cual regula la mayoría de las respuestas sensitivas y motoras del intestino.

 

Si se presiona frecuentemente este nervio, aumenta el riesgo de padecer reflujo y provocar acidez estomacal o problemas digestivos.

 

2. Insomnio

Muchas bebés lloran cada vez que tienen un adorno en la cabeza y que les molestan cuando quieren tomar una siesta. Aún cuando retires la cinta para que pueda dormir, la presión que se ejerce durante el tiempo que la ha usado causa una hipersensibilidad epidérmica que genera irritabilidad, intranquilidad y desesperación, lo cual impide que tengan un sueño tranquilo.

 

3. Pérdida del cabello

El cabello de las bebés es tan frágil y delgado que se puede arrancar o trozar fácilmente con las cintas o ligas que se usan para peinarlas. Incluso, la Academia de dermatología Española recomienda evitar su uso para prevenir daño capilar, alopecia por tracción e inflamación del cuero cabelludo.

 

4. Riesgo de asfixia

A las bebés les gusta llevarse todo a la boca para explorar, conocer y aprender, por lo que cualquier adorno de la cabeza puede aumentar el riesgo de que se lo coma y bloquee el paso de aire.

 

5. Afectan el desarrollo craneoencefálico

La presión ejercida por estos adornos del cabello aumenta el riesgo de desarrollar alteraciones o malformaciones craneoencefálicas, debido a que el cráneo del bebé aún está desarrollándose y fortaleciéndose.

 

¿Cómo saber que mi bebé no está cómoda con los adornos o está causando daños en su cuerpo?

 

1. Se mueve mucho para quitarse el adorno

2. Cambia su comportamiento, se vuelve inquieto o somnoliento

3. Duerme mal cada vez que usa una diadema o cinta para el cabello

4. Tiene más episodios de reflujo durante el día cuando usa la cinta

5. Notas un cambio en su funcionamiento gastrointestinal

 

Sí, seguro que mueres de amor cada vez que ves a tu bebé con una diadema o un adorno para el cabello, pero antes de comprarlo y ponérselo, verifica que sea seguro, que no presione su cabecita y no se lo pongas por muchas horas.

 

Fuente: DR. José Eduardo, osteópata D.O.

Consuelo Hernandez
Última actualización: Mié, 08/01/2018 - 12:07